Es que la capacidad de sorprendernos es infinita… y los chicos de ciencia divertida lo comprueban en cada clase.

Utilizar diferentes componentes y combinarlos con luz ultravioleta nos permite crear maravillosos tatuajes, eso es: nos entrenamos para Halloween.