En artes plásticas hemos aprendido a crear unas vidrieras (estructura de cristales, generalmente de colores, que con fines decorativos va colocada en una ventana o una puerta cerrándola o formando parte de ella).

En nuestro caso las hemos hecho con cartulina y papeles celofán de colores.

El resultado: cuando la luz atraviesa los diferentes papeles es divertido y fantasioso.

Y así damos color y alegría a nuestros pasillos.