GERMÁN MARTÍN-ROLDÁN TORRES

El pasado miércoles 6 de febrero, unos alumnos de GSD Las Suertes lanzaron el maravilloso cohete “SUPO” en el patio del colegio, frente a un público bastante joven, alumnos de infantil y Primer ciclo de Primaria. La idea era lanzarlo tras varios intentos fallidos de años anteriores.

El experimento fue llevado a cabo por el equipo de Pequeños investigadores de nuestro centro ayudados de su profesor Luis Colino. El equipo de Pequeños investigadores del cole, es un grupo de alumnos con inquietudes científicas que realizan diversos experimentos en el laboratorio del centro.

Al fondo de la canasta, el equipo de Pequeños Investigadores. En la canasta el cohete SUPO con Luis Colino explicando el experimento.

Se realizaron cuatro intentos. El primero, tras largos minutos de espera, se dio por fallido generando un poco de decepción entre el público presente. El equipo de Pequeños Investigadores, con la autoestima un poco baja, hizo un segundo intento con un tipo innovador de reacción. Al final de la cuenta atrás, despegó con perfecta sincronización haciéndonos olvidar las malas experiencias de años pasados.

El cohete en plena acción ante un público expectante

Ya con ánimo subido y creyendo que no podía mejorar, el tercer intento, a pesar de tardar un par de segundos más de lo esperado, se elevó más de la cuenta y cayó encestando una canasta de la que se tuvo que rescatar. El público infantil creyó realmente que ¡había subido a la Luna y había vuelto para jugar al baloncesto!

Canasta de tres puntos…. por lo menos

Tras un cuarto cohete que no funcionó, el público se fue satisfecho porque el espectáculo había valido la pena y, además, los Pequeños Investigadores les habían explicado que la mezcla de vinagre y bicarbonato liberaba un gas que por la presión del tapón permitía que la botella saliera despedida.

En conclusión el experimento fue un completo éxito donde se consiguió el objetivo marcado que no era otro que el explicar a los asistentes la reacción química de mezclar vinagre y bicarbonato con un simpático cohete que además tuvo la anécdota de ¡Anotar un triple!