Hace unos meses nos despertamos con la triste noticia de la muerte de «Sudan» del último rinoceronte blanco macho que quedaba. Ahora la supervivencia de la especie se reduce a dos hembras (madre e hija) y a la reproducción asistida.
Es una lástima que por culpa del egoísmo humano se pierdan especies tan bellas.