En ciencia divertida no paramos de descubrir.

Cada uno hemos aprendido a investigar sobre nuevos experimentos y a explicárselos a nuestros compañeros para que ellos también aprendan.

El otro día presentamos un experimento muy divertido y que todos hemos visto alguna vez en las tiendas, pero esta vez quisimos ser nosotros los que lo hiciéramos ¡una lámpara de lava! Claro que, no es posible usar lava de verdad, por lo que investigamos cuál era la forma de poder hacerlo con otros medios.

Con la mezcla de agua y aceite, conseguiríamos que los dos líquidos se separaran en burbujas debido a sus diferentes densidades, el aceite pesa menos que el agua por lo que tiende a subir en un recipiente.            

 

 

 

 

 

 

Hemos añadido unas gotas de colorante azul, para que se vean mejor las burbujas y añadiremos una pastilla efervescente para que el bicarbonato de sodio que esta contiene, al juntarse con el agua, genere unas burbujas que es lo que hará de lava en nuestro experimento.

Hemos apagado las luces para ver con mayor facilidad este fenómeno.

              

                  ¡Qué divertida es la ciencia!