El niño Torres, leyenda del Atlético de Madrid, se marcha del club rojiblanco.

Estuvo en la cantera hasta que llegó en primera, después inició una carrera fuera de España iniciada en el Liverpool, donde también fue muy importante y uno de los máximos goleadores de la historia del club, y hace tres años volvió al Atlético de Madrid para ahora marcharse y no volver, al menos como jugador.

Ahora a sus 34 años decide marcharse a la liga China o a la MLS, de Estados Unidos, donde espera jugar más y cobrar más.

Todos le nombran como a una leyenda del grandioso club y el pasado 20 de mayo jugó su último partido (contra el Éibar) en el que todos sus compañeros le buscaban para meter un gol. Acabó con dos goles y una gran despedida tras su último partido con esa camiseta.

Lo mismo pasa con Andrés Iniesta, que llegó a la cantera del Barcelona cuando era pequeño. Hasta esta temporada, la 2017/18, ha estado vinculado a un solo club. Ahora, con 34 años, deja el club. El capitán del F.C Barcelona sigue y seguirá siendo una leyenda para este equipo.

Con lágrimas y aplausos de todo el mundo se despidió Iniesta tras jugar su último partido de liga frente a la Real Sociedad, y también con un año espléndido ganando la copa del rey y la copa de la liga.