Una cacatúa australiana regresó a su casa el pasado jueves 1 de febrero de 2018 en un crucero de lujo de Nueva Zelanda.

La cacatúa apareció en el crucero que se acercaba a la costa de Milford en Nueva Zelanda cuando todos los tripulantes alertaron a el Ministerio de Industrias Primarias de Nueva Zelanda ya que se descubrió que la cacatúa tenía un chip que coincidía con el número de un ave extraviada a 2.500 kilómetros, en el este de Australia.

La cacatúa viajó en una habitación encerrada para evitar propagar posibles enfermedades.

La única forma de llegar a Nueva Zelanda era o sacrificar al animal o encerrarlo en un camarote de lujo desocupado. Si no lo hubieran encerrado podría haber sido infectada por diferentes enfermedades de esa zona, y dañar a las diferentes especies de aves de su zona.

La cacatúa que viaja en un camarote de lujo.

Autor: Alejandro Rodríguez