El pez sapo, conocido científicamente como Halobatrachus didactylus, es la única especie del género Halobatrachus, un pezmarino de la familia de los batracoídidos, distribuido por la costa atlántica de África y el Mediterráneo occidental.
Su aspecto lo hace formar parte de las criaturas marinas más extrañas. Esta especie, que se encuentra en las aguas cálidas de Indonesia, camina sobre los lechos marinos en busca de alimento, escondido entre las esponjas y corales. Se nombre de sapo lo lleva bien puesto: por su apariencia, la forma semicircular de su cuerpo, su boca gruesa y su posición en la arena a la hora de saltar sobre su presa. De su cuerpo de color amarillo nacen numerosas ramificaciones que se asemejan a pelos. Su tamaño suele ser muy variable. ¿Serás capa de encontrar a algún primo suyo este verano en las costas de España?