Una de las criaturas más evasivas del Amazonas fue grabada con una cámara en 2014: un perro de oreja corta.
Este cánido de la jungla, del tamaño de un zorro es muy difícil de ver ya que evita las cámaras. Debido a esta rareza no se sabe mucho de su comportamiento, poblaciones o su distribución.