Las posibilidades de experiencias que nos abren a nuevos conocimientos son infinitas. Y esto es algo que descubren sesión a sesión los chicos de ciencia divertida.

¡¡¡Preciosas las tazas!!!